Alguna vez hemos recibido por las calles de la ciudad algún papel con publicidad, no necesariamente con publicidad, pero sí que abundan papeles por repartir cada día. Quisimos hablar de lo que decidimos hacer: aprender a decir “no, gracias”.