Sabemos lo difícil que es decirle que NO al chocorramo, NO al dulcesito después del almuerzo, y adecuarnos a una rutina diferente, a cargar la bolsa de tela y botilito de agua, pero… podemos empezar haciendo el intento.